29 de mayo de 2024

Fiscalía de Berlín no seguirá investigación contra Till Lindemann

La Fiscalía de Berlín anunció este martes que no seguirá adelante con las investigaciones abiertas contra el cantante y líder de la banda alemana Rammstein, Til Lindemann, quien había sido acusado de haber cometido delitos sexuales y violaciones a la ley de estupefacientes. Los abogados del músico destacaron que si bien se divulgaron denuncias, ni una sola mujer presentó de manera formal una acusación demostrable ante las autoridades competentes.

La Fiscalía sostuvo que no existía evidencia de que Lindemann haya cometido abusos sexuales. Tampoco hay pruebas que respalden la acusación de que drogaba a mujeres para suprimirles la voluntad y abusar de ellas o de que explotara un desequilibrio de poder en relación con parejas menores de edad.

La primera en entregar su testimonio fue una mujer de Irlanda del Norte, quien acusó públicamente al cantante de haberla drogado y agredido sexualmente después de un concierto en Vilna, capital de Lituania, en mayo pasado. Otras mujeres jóvenes también testificaron contando hechos similares ante los periodistas, pero no ante los fiscales. Según esta versión, las seguidoras del grupo en las primeras filas de los conciertos era filmadas o fotografiadas para que Lindemann pudiera hacer su elección. Luego las invitaban a fiestas.

La Fiscalía actuó de oficio, es decir, inició una investigación ante la sospecha de que se cometió un delito, sin que para ello sea necesaria una denuncia de alguna víctima. Lindemann siempre defendió su inocencia y sus abogados declararon en más de una ocasión que las denuncias eran todas falsas. Anteriormente, las autoridades lituanas se habían negado a abrir una investigación sobre las acusaciones realizadas sobre el concierto en Vilna, también por falta de pruebas.

La fiscalía de Berlín evaluó esos mismos antecedentes, sin hallar pruebas de delitos sexuales. Otra denuncia de presunto abuso contra un joven de 15 años no pudo demostrarse porque el testigo no se presentó a declarar. La investigación contra el director de la gira también fue suspendida por falta de evidencias. Contra él pesaba la acusación de llevar a mujeres jóvenes tras bastidores en los conciertos.

‘La rápida conclusión de la investigación por parte de la fiscalía de Berlín demuestra que no hay pruebas suficientes de que nuestro cliente haya presuntamente cometido delitos sexuales’, afirmó este martes el bufete de abogados Schertz Bergmann, que representa a Lindemann.

Los representantes del músico seguirán interponiendo acciones civiles contra quienes realizaron ‘declaraciones inadmisibles’ en contra de su defendido.

Compartir: