23 de junio de 2024

La elefante triste que vive en el Zoológico

Hasta los más pequeños se dan cuenta de que Ely no está bien. Al verla por primera vez, sus caras se iluminan y le dicen a sus padres: “¡Mira, ahí está!”. Luego se acercan y empiezan a fijarse en sus ojos tristes, en su andar moribundo y en la caída deprimente de su trompa, y le piden a sus padres que los saquen de allí, que los lleven a ver la siguiente jaula del zoológico San Juan Aragón, al norte de la Ciudad de México. La dirección del zoo, tras la protesta incesante de los activistas, se ha comprometido a ampliar el recinto y ya preparan el traslado de otra elefanta, Gipsy, que hasta ahora vivía en un centro de conservación de Morelos.
Uno de los niños, apoyado sobre la baranda que separa a Ely de los visitantes, dice: “Está triste, papá”. Su padre contesta un largo “sí”, pero casi no le mira, tiene los ojos fijos en los del animal. Luego, cínico, en broma, pero en serio, el hombre dice para sí mismo: “Estaría mejor en casa de un narcotraficante”. El zoo rescató a Ely en 2012 del circo para el que había trabajado desde que era pequeña, pero no saben mucho más de ella. Creen que tiene entre 38 y 40 años, y presumen que allí, como en el resto de circos, la golpeaban a diario y la obligaban a trabajar subiéndose a las plataformas y al lomo de otros elefantes. El estrés y el esfuerzo al que se veía sometida la provocaron artritis en la pata delantera derecha, y una enfermedad en la piel que se llama hiperqueratosis. Son los pequeños y numerosos bultos que se pueden ver en ciertas partes de la cabeza y en el lomo.
Hay otros padecimientos, de carácter psicológico, sobre los que hay discrepancia. La activista Diana Valencia, de 68 años, que acompaña al periodista en su visita al zoológico, viene cada semana desde hace años a ver a Ely, y ha conseguido grabar al animal en medio de arranques de estereotipia —movimientos repetitivos incontrolados—, y coprofagia, cuando el animal se come sus propias heces. También se ha hecho daño en los colmillos después de restregarlos y atorarlos contra los barrotes en repetidas ocasiones. En condiciones de libertad, el elefante africano puede llegar a recorrer 50 kilómetros en un día, duerme poco, vive en grandes manadas y desarrolla relaciones sociales complejas. Valencia, así como la Red por la Defensa de los Elefantes (PREN por sus siglas en inglés), defiende que estos trastornos son el resultado de mantener al elefante en un espacio sin apenas elementos con los que entretenerse.
El director de zoológicos de la Ciudad de México, Fernando Gual Sill, discrepa totalmente. Defiende que los trastornos del comportamiento que muestra Ely son secuelas del circo, y cree que no se pueden aplicar a los animales términos que utilizamos para describir sentimientos humanos. “No se puede saber si el animal está triste”, dice el director por teléfono. Asegura que en libertad, los elefantes necesitan caminar decenas de kilómetros para “buscar su alimento”, pero en el zoo, donde sus cuidadores se lo proporcionan, “no es necesario hacer ese recorrido”. No necesitan andar tanto. También critica que no se puede saber el estado anímico de un animal “yendo un día un ratito”, y asegura que ellos la estimulan con “enriquecimiento ambiental” y “condicionamiento operante”.

Compartir: